miércoles, 16 de enero de 2008

Empresa minera Doe Run envenena niños peruanos, según estudio



Jueves 14 de Abril de 2005
Economía
Estados Unidos

VER EN:

http://www.noticiacristiana.com/news/newDetails.php?idnew=7224&country=0

Estados Unidos, (alc / NoticiaCristiana.com) "La refinería de Doe Run en Perú envenena niños, demuestra estudio" dice el titular de un artículo sobre los niveles de plomo en la sangre de los niños de La Oroya.


El resultado de una investigación realizada por un organismo gubernamental peruano, la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA), y Doe Run, la empresa que maneja la refinería La Oroya y cuya matriz funciona en esta ciudad del estado de Missouri, en el centro-este de Estados Unidos, fue publicado el domingo en el St. Louis Post-Dispatch, el periódico principal de St. Louis.


El artículo da a conocer que, a pesar de las declaraciones en contra de la empresa Doe Run, los niveles de plomo en la sangre de los niños de La Oroya han subido en La Oroya.


Casi todos los niños menores que viven cerca de la refinería de Doe Run en Perú está envenenados por plomo, según un nuevo estudio del gobierno peruano, dice el diario.´


El estudio del Ministerio de Salud encontró que el 99,9 por ciento de los niños menores de siete años tienen un nivel de plomo en la sangre mayor a 10 microgramos de plomo por decilitro de sangre; éste es la norma internacional sobre envenenamiento con plomo.


Alrededor del 9 por ciento de los 788 niños examinados tenía niveles tan altos que necesitaban ser hospitalizados o trasladados a otro lugar.


El estudio es el último informe que comprueba altos niveles de intoxicación por plomo en los alrededores de la fundición de La Oroya, una ciudad situada en los Andes, a 180 kilómetros al este de Lima. La empresa Maryland Heights, subsidiaria de Doe Run Co. compró la planta en 1997 y se comprometió a limpiarla y a mejorar el nivel de salud de la comunidad, dice.


El artículo señala que un comunicado de la empresa aseguró que hubo avances en la lucha contra la contaminación con plomo, como resultado de un acuerdo entre el gobierno peruano y Doe Run Perú.


Funcionarios de Doe Run mencionaron cifras según las cuales el porcentaje de niños con el más alto nivel de plomo en la sangre -más de 70 microgramos por decilitro- bajó del 3 por ciento en 1999 a 0,6 por ciento el 2004.


Sin embargo, el porcentaje general de niños envenenados con plomo se mantiene en casi el 100 por ciento en el mismo período y el porcentaje de niños con niveles de plomo considerado aceptable, menos de 10 microgramos por decilitro, disminuyó de 1 por ciento a 0,1 por ciento en el grupo estudiado.


Además, el artículo informa que el presidente de la Doe Run Resources Corporation, Jeffrey Zelms, se negó a recibir al arzobispo peruano de Huancayo, Pedro Barreto, que visitó St. Louis la semana pasada, y que también se ha negado a participar en la mesa de diálogo, convocada por el prelado para encontrar una solución concertada a los graves problemas de contaminación ambiental, de salud y de estabilidad laboral en la Oroya.


El estudio no se refiere a un grupo de niños de la comunidad tomados al azar, sino a un grupo de niños seleccionados de La Oroya Vieja que reciben alimentos y educación en higiene en un programa financiado por Doe Run. La mejor alimentación y el hábito de lavarse las manos parece que ayudó a reducir los niveles de plomo.


El plomo envenena el sistema nervioso y causa pérdida de la inteligencia, problemas de conducta y dificultades para atender. A niveles mayores de 70 microgramos por decilitro, puede producir coma y la muerte.


En Estados Unidos un nivel de 20 microgramos por decilitro requiere atención médica y la Academia de Pediatría de Estados Unidos recomienda que niños con más de 45 microgramos de plomo por decilitro sean tratados en un hospital con chelatión un producto para eliminar el plomo en la sangre.


En Perú, los niños con niveles de más de 70 microgramos por decilitro son enviados a Lima para atención médica. Los niños a los que se encuentran entre 45 y 70 microgramos por litro son enviados a escuelas y centros de salud fuera de La Oroya. Si es necesario, la empresa proporciona atención médica a otros, informó Doe Run.